Las empresas y profesionales que tenemos nuestra web publicada en español podemos decir que afortunadamente ya de por sí es bastante internacional. No en vano, el español es la tercera lengua más frecuente en internet, después del inglés y el chino. Sin embargo, somos conscientes de que podemos desaprovechar muchas oportunidades de negocio si no disponemos de una versión de nuestra web en inglés, ya que es la lengua franca de Internet, y la que nos permite entendernos con cualquier persona del mundo con menor o mayor dificultad.

En primer lugar quiero aclarar que todos los consejos y casos que voy a exponer en este post se van a referir a webs corporativas, y no a plataformas de comercio electrónico. Dado que los aspectos a tener en cuenta respecto al uso del comercio electrónico para vender directamente en otros países son más exigentes, a ellos dedicaré otro post próximamente.

¿A cuántos idiomas debo traducir mi web internacional?

 

Antes de plantearte cualquier traducción de tu web, te conviene reflexionar sobre si de verdad la necesitas y a cuántos idiomas deberías hacerlo. Para ello los criterios que deberías tener en cuenta son:

 

  • Si existen lenguas co-oficiales al español en el país o región donde tienes tu sede, como en algunas zonas de España o América. En este caso ésta podría ser obviamente tu primera alternativa lingüística.
  • Si tu producto o servicio puede ser interesante para clientes en otros países. No pierdas de vista que, incluso dentro tu propio país, puede haber residentes expatriados de otras nacionalidades interesados en tu oferta que no entiendan suficientemente el español.
  • Si vendes directamente al consumidor final o a empresas. En el primer caso es recomendable traducir a todas o al menos a las lenguas más habladas por tus clientes potenciales. Si vendes sólo a empresas podría ser suficiente con una única página en inglés.

Incluso en el caso de que pienses que no te van a surgir clientes en el extranjero, no desestimes contar con una página dentro de tu web que resuma la actividad de tu empresa en inglés. Puede ser la llave de proveedores o aliados interesantes, por ejemplo.

Malas prácticas a evitar en la webs bilingües

 

También me gustaría advertirte de una serie de malas prácticas al desarrollar webs multilingües que, por más que se conozcan, se siguen repitiendo con una frecuencia sorprendente:

 

  • Traducciones realizadas por personas no nativas, o incluso que siendo nativas, no saben traducir. Subrayo este segundo matiz, ya que me he topado con no pocos nativos que no sabían traducir correctamente desde un idioma extranjero a su propia lengua materna.
  • Traducciones automáticas realizadas por programas informáticos de determinadas páginas web. Aunque sus resultados han mejorado mucho, la traducción final que ofrecen suele estar llena de pequeños y a veces graves errores: palabras mal traducidas, frases mal construidas, confusión entre masculino y femenino, singular y plural, etc.
  • Traducciones de las características de tus productos sin actualizar. La información fundamental sobre tus productos y servicios debería estar siempre actualizada en el otro idioma.
  • Traducción de otras secciones de la web con información periódica (noticias, blogs…) sin actualizar, o aún peor, sin traducir. No es recomendable publicar este tipo de secciones en otros idiomas si no tienes claro que las vas a poder traducir y actualizar regularmente. Es mejor resumirla o sencillamente no incluirla.

Los 10 Consejos

 

1. Define la estructura y contenidos de tus páginas en otros idiomas antes de traducir

No te limites a traducir sencillamente tu página en español a otros idiomas sin más. No tiene por qué ser idéntica. Ponte en la piel de los usuarios de otros países, y piensa en cómo guiarles a través de tu web internacional, presentarles tu oferta de productos y cómo contactar contigo. Es posible que algunos de tus servicios no les interesen, o también que les puedas ofrecer algunos servicios distintos.

Decide si las versiones de tu web en otros idiomas tendrán una sola página o varias. Es posible que sólo necesites un resumen de tu página web original. Con los nuevos diseños adaptables a todos los dispositivos se pueden hacer webs de una sola página que contengan mucha información desplegada verticalmente y bien estructurada, sin obligar al usuario a cambiar de página a través de un menú.

2. Contrata los servicios de un traductor profesional

Selecciona a un traductor profesional que traduzca a su lengua nativa. Si empiezas a trabajar con un traductor por primera vez, puedes realizar un test de lectura previo con nativos antes de publicar las primeras traducciones. Y traduce no sólo los textos sino también los vídeos, si los tuvieras, que pueden ir subtitulados o doblados.

Actualmente existen diversas agencias de traducción remota con las que puedes trabajar desde el sistema de gestión de contenidos que estés utilizando (WordPress, Drupal,…), y que ofrecen traducciones a casi todos los idiomas más hablados en el mundo, como IcanLocalize, Gengo o Verbalizeit.

ICanLocalize

Web de ICanLocalize

3. Garantiza la privacidad a tus usuarios con los textos protección de privacidad y aviso legal traducidos al inglés

Seguramente ya has tenido la experiencia de comprar otros productos en el extranjero, y eres consciente de que ganarte la confianza de las personas de otros países exige un esfuerzo extra. Incluye también cualquier otra exigencia legal, como la relativa al uso de las cookies. Recuerda también indicar que se aplica la ley de tu país, como recomienda Techlegal en la interesante entrada de su blog Cómo lanzar una web internacional y no morir en el intento.

4. Optimiza el posicionamiento internacional de tu página (SEO)

Ten en cuenta las palabras claves que utilicen los usuarios internacionales para buscar un producto como el tuyo en internet. Si no estamos interesados en países concretos, sino sólo en tener una página corporativa en inglés para todos los países, podemos usar las palabras claves en inglés estándar. Si por el contrario, vamos a tener una página web internacional, es recomendable “localizar” el contenido, es decir, adaptarlo al idioma local de cada país.

5. Facilita que tus usuarios internacionales accedan automáticamente a su idioma

Los usuarios de cada país deberían poder entrar automáticamente en la versión de su idioma cuando la busquen en Google u otros buscadores. Eso sí, ofrece siempre la opción de cambiar de idioma para que los expatriados residentes en tu país puedan elegir también su idioma. Si trabajas para una empresa de mayor tamaño y con intereses concretos en otros mercados, ten en cuenta también otros buscadores como Yahoo o Bing, así como otros muy consultados a nivel local como Baidu en China, o Yandex en Rusia.

Baidu

Portal del buscador chino Baidu

6. Elige un programa de gestión de contenidos de uso extendido a nivel internacional

Si vas trabajas con un equipo de webmasters internacional, elige un programa de gestión de contenidos (CMS) de uso extendido a nivel internacional (WordPress, Drupal, Joomla, Magento…) para poderte coordinar fácilmente con ellos.

Si yo tuviera que recomendar un gestor de contenidos sería sin duda WordPress, por ser más fácil de utilizar, y porque existen más desarrolladores y sus honorarios no son tan elevados. Las supuestas carencias de WordPress respecto a Drupal, como la seguridad o la velocidad para enormes cantidades de páginas, compensan, ya que éstas pueden solventarse con otros plugins y herramientas.

7. Define los roles de usuarios de los administradores de páginas internacionales

Dicho de otro modo, se trata de delimitar las funciones de los usuarios con acceso a la gestión de la página web internacional, cuando exista un grupo administradores, como es el caso de las grandes empresas en las que la sede central coordina las gestión de la web con las filiales en el extranjero. En este sentido puedes definir qué secciones de la web necesitan tu aprobación definitiva para ser publicadas o cuáles no.

8. Establece el nivel de formalidad de tus contenidos para que sea homogéneo

Además de ello, adapta otras expresiones que puedan ser diferentes en cada país. En general, actualmente hay una tendencia progresiva hacia la informalidad, probablemente por influencia del estilo estadounidense. Sin embargo, yo recomendaría un nivel de formalidad medio para una web internacional en inglés, que fuera desarrollada pensando en cualquier país. Mejor pasarse de formal que de informal.

9. Adapta los sistemas de medidas, cifras y horarios

Incluye también tu horario de atención al cliente con tu uso horario internacional en tu web internacional, para evitar llamadas a horas indeseadas. Si tienes una única página internacional en inglés, puedes añadir un link a un conversor donde haya una cifra. En el caso de que tengas páginas distintas por países, te recomendaría lógicamente adaptarlas por cada país. Y desde luego, mantén siempre las cifras actualizadas y modifícalas simultáneamente. Si modificas una en español, el propio gestor de contenidos (WordPress…) avisará con un color en el panel de administración.

10. Ten previsto un sistema de atención al cliente en inglés

Si tu equipo de trabajo o tú mismo no tenéis suficiente nivel de inglés, valora subcontratar el servicio por horas, o bien contratar a una persona nativa si la demanda de tu producto es alta. En ambos casos deberás formar a dichas personas en todos los detalles de tu producto o empresa para que la persona de atención al cliente internacional pueda atender las consultas con total solvencia, sin necesidad de tomar nota y posteriormente devolver la llamada.

 

 En resumen

 

Antes de lanzarte por primera vez a la publicación de tu web internacional ten en cuenta a qué personas de otros países puede interesar tu producto o servicio, y qué recursos le puedes dedicar. Ante la duda es mejor hacer un muy buen resumen en inglés de una sola página, que hacer una versión inglesa idéntica de tu página web sin localizar ni tener en cuenta la visión de tu negocio desde el exterior.

The 2015 Web Globalization Report Card

Informe 2015 sobre las mejores web internacionales

 

Para finalizar quiero recomendarte echar un vistazo al resumen del informe de las mejores páginas adaptas a otros idiomas y países en 2015 (The 2015 Web Globalization Report Card), realizado por el Instituto de Investigación Byte Level de Estados Unidos, y cuyo autor es John Yunker. Espero que te resulte útil.